Programación
Noviembre — Diciembre

Alejandra de Solminihac

Themis. El frágil equilibrio

19.11.2022 —
22.12.2022

inauguración —

19.11.2022

horario de visita —

Miércoles a viernes, 15 a 19 hrs y sábados de 11 a 14 hrs. Para visitas en otro horario envíanos un correo

Información importante —

Exposición curada por Sylvia Eyzaguirre

galeria@galeriaespora.com

Θέμις, Themis, es una de las diosas más antiguas de la mitología griega, que representa la justicia y la equidad. Según Hesíodo, ella es hija del cielo (Urano) y la tierra (Gea), lo que la convierte en una de los titanes, anterior a los dioses del Olimpo. Fue la segunda esposa de Zeus y con él concibió a las Horas, Eunomia, Dice e Irene.

La diosa Themis es la encarnación del orden. Ella es la responsable de imponer el orden en el mundo natural, así como también en el mundo humano. Se la suele representar con una balanza, la espada y los ojos vendados. El orden en la naturaleza es la causa del movimiento natural, que busca incansablemente el frágil punto de equilibrio, punto que una vez alcanzado se pierde inmediatamente. El orden natural no es homogéneo, ni igualitario, sino que comprende contrastes, abarca lo opuesto.

La artista Alejandra de Solminihac nos invita a un viaje por paisajes, cuya frágil estructura y mínima composición, hace resaltar el orden de los elementos que lo componen. La ausencia de color deja al descubierto el contraste de las texturas y las líneas, que son las verdaderas protagonistas. Ramas de vidrio, orgánicas, frágiles, cual espigas después de la cosecha, contrastan con los géneros y el papel, resistentes y de líneas rectas sobre los cuales se dibujan los paisajes y la flora.

Lo binario como condición de posibilidad para el contraste, la oposición, está presente a lo largo de la muestra. Cada estación del viaje es una obra compuesta por el número dos, expresado en ramilletes, géneros, papeles o platos de vidrios, que juegan con la simetría y el contraste. La fragilidad del vidrio en contraste con la resistencia de la crea y el papel, la transparencia versus el negro del carboncillo, los soportes rectangulares sobre los que flotan líneas curvas que dibujan el paisaje y le dan forma a la naturaleza son las tensiones que reverberan en la obra y se disuelven en un frágil equilibrio, gobernado por la diosa Themis.

Sylvia Eyzaguirre
Compartir
Compartir