El Equilibrio de un sistema, de Matilde Benmayor

El origen de la pintura/ Carola Lara, periodista y crítica e arte

iniciocritica_matildeEn la exposición SUB30, que el 2014, reunió a 60 jóvenes pintores chilenos en el MAC Quinta Normal, quedo claro que la pintura en una técnica que aborda profusa y diversamente las nuevas generaciones. Y que el trabajo con el objeto, el espacio, el video o el cuerpo,  son también posibilidades de lo pictórico, con una alta capacidad de critica. Matilde Benmayor (1987), estaba allí, exhibiendo sus imágenes abstractas que se han echo conocidas, trabajadas también a través de la escultura y la instalación.

Desde esa avanzada que dibujo la muestra, llama la atención su primera exposición individual.  El equilibrio de un sistema (hasta el 8 de junio 2015, en Galería Espora), este tan ceñida a lo comercial, al cuadro y a la mera representación de ciertas imagines bellas y armónicas, que invitan a buscar lo reconocible o la evocación. En Benmayor no encontramos comentarios sobre el sistema dominante, mirada alguna al actual sistema socio político o ironía de lenguaje. Al contrarios, nos enfrentamos a un silencio en el limite del vació, a un imaginario acético, una serie de serigrafías que donde formas curvas y de colores planos, se repiten en composiciones con mínimas variaciones. Y, sin embargo, nada aquí es superfluo.

La operación ha sido mesurada, o concentrada más bien, de carácter investigativo; un proceso de síntesis extrema, a partir de la mancha pictórica., llegando a un acotado repertorio de signos, que la artista clasifica y relaciona sobre la superficie blanca, en calces y descalces, en juegos de líneas y colores,superposiciones y transparencias. Tal como en el instante de germinación de la vida, las unidades básicas de la vida se mezclan como células que buscan formas complejas.

La relación con Samy Benmayor, su padre y uno de los actores claves del neo expresionismo chileno en los 80, es inevitable: la obra de la hija es una suerte de reducción conceptual y minimalista del gesto azaroso y exacerbado aquel. Intentando sintetizar la estructura de la mancha o esbozar el origen de la pintura, llega a una imagen mas cerca de la idea de lo absoluto que busco la abstracción geométrica y que hoy puede resultar anacrónica. Desaparece la subjetividad, lo azaroso, la pulsion: es una aproximación científica que de todos modos logra un paralelo interesante entre pintura y biología.

Diario La tercera, junio 2014
Carola Lara
Periodista y critica de arte